Ahorros de Energía en la Cocina

Empieza a cocinar gastando menos electricidad

Ya sea que estés cocinando o conversando con tus amigos y familiares—o ambos—lo más probable es que pasas mucho tiempo en la cocina. Cuando utilizas todos tus electrodomésticos, estás consumiendo más energía de la que te imaginas. Pero con un poco de planeación, puedes optimizar tu consumo.

Refrigeradores y Congeladores

Estos dos electrodomésticos son los que más consumen energía. Si vas a reemplazar alguno de tus electrodomésticos por uno más nuevo, considera comprar un refrigerador de bajo consumo. Si tu refrigerador fue fabricado antes de 1987, su funcionamiento te cuesta ¡alrededor de $190 al año! Si lo cambias por un refrigerador de bajo costo con la etiqueta ENERGY STAR® el consumo de energía de tu refrigerador se podría reducir hasta en un 70%, por lo que estarías ahorrando cerca de $133 al año.

Lo Que Siempre Decía Tu Mamá

  • Mantén las puertas del refrigerado cerradas
  • Procura sacar y meter todo lo que necesites de una sola vez para no tener que estar abriendo la puerta para cada cosa
  • Deja espacio entre los alimentos para que circule el aire.
  • Espera hasta que los alimentos se enfríen antes de meterlos al refrigerador o al congelador
  • Descongela los alimentos pasándolos al refrigerador en lugar de dejarlos descongelar sobre la mesa de la cocina
  • Tu refrigerador funciona más eficientemente si solo lo llenas hasta las dos terceras partes o tres cuartas partes de su capacidad. Si tienes mucho espacio vacío, puedes usar botellas con agua para ocupar ese espacio (pero no las llenes completamente)

Colócalo en el Lugar Correcto

  • La ubicación de tu refrigerador y congelador en la cocina puede hacer toda la diferencia en cuanto a su funcionamiento y consumo de energía.
  • Colócalos donde no les dé la luz del sol directamente y en una zona que tenga aire acondicionado (en lugar de en el garaje). También es bueno que estén lejos de las puertas que dan al exterior y de cualquier electrodoméstico o aparto que produzca calor, como la estufa y el lavavajillas).
  • Tomar estas medidas reduce el tiempo de funcionamiento que necesita para conservar fríos los alimentos.

Usa la Temperatura Correcta

  • Se debe ajustar la temperatura del refrigerador a 40° F (4° C) o menos, y la del congelador a 0° F (-18° C).
  • Sigue las instrucciones del fabricante en caso de duda, ajustando los controles a la posición más eficiente para el consumo de energía.
  • También revisa el empaque magnético de goma que sirve como sello alrededor de la puerta. Si la puerta no sella completamente, se escapa el aire frio y el motor trabaja más.

Mantenlo Limpio

En los refrigeradores de descongelado manual, no permitas que la escarcha exceda más de un cuarto de pulgada de grosor. También debes limpiar el serpentín del condensador que está en la parte de atrás del refrigerador por lo menos dos veces al año. Para hacerlo, sigue estos cuatro fáciles pasos:

  • Separa el refrigerador de la pared y desconéctalo.
  • Quita el panel que cubre el serpentín (en la mayoría de los modelos es muy fácil). Sigue las instrucciones del manual del fabricante.
  • Usa la boquilla más estrecha de tu aspiradora para limpiar el serpentín. Los cepillos especiales para limpiar los serpentines de los refrigerador son fabulosos para esta tarea.
  • Vuelve a colocar el panel, regresa el refrigerador a su lugar y conéctalo a la corriente.

Lavavajillas

Si vas a reemplazar tu lavavajillas, los lavavajillas de la lista de ENERGY STAR  te pueden ahorrar más de $25 al año en costos de electricidad, en comparación con los modelos estándar.

  • Una carga de trastes en el lavavajillas consume cerca de 10 galones de agua. Si se lava la misma cantidad de trastes a mano, se consume un promedio de 16 galones. Al usar el lavavajillas no solo estás ahorrando agua, también estás ahorrando el dinero que te cuesta calentar esos seis galones de agua extra.
  • Si enjuagas los trastes sucios antes de cargarlos al lavavajillas realmente los estás lavando dos veces. Quitar los restos de alimentos de los trastes en lugar de enjuagarlos debería ser suficiente para la mayoría de los lavavajillas.
  • Tu lavavajillas consume la misma cantidad de agua y electricidad sin importar con cuantos trastes lo cargues. Siempre lava una carga completa en el ciclo más corto que sea posible.
  • El funcionamiento de tu lavavajillas genera calor, así es que su costo es menor si lo usas en la noche durante el verano y en el día durante el invierno.
  • Cancela el ciclo de secado y deja que los trastes se sequen al aire. Dependiendo del modelo, esto te puede ahorrar del 15% al 50% del total de la energía que consume tu lavavajillas.

Estufa y Horno

  • Cuando estés usando el horno, solo abre la puerta cuando sea realmente necesario. El calor que sale del horno cuando lo abres reduce la temperatura de cocción y calienta la habitación, lo que hace que el aire acondicionado trabaje más.
  • Durante el invierno, deja abierta la puerta del horno una vez que lo hayas apagado para que se enfríe más rápido y para ahorrar energía.
  • Si tu horno tiene puerta de vidrio y luz interna, revisa tus alimentos sin abrir la puerta cuando sea posible.

 

Mantén el Calor Donde Pertenece

  • Si tu cocina está separada del resto de la casa por una puerta, mantenla cerrada en el verano cuando estés guisando; esto impide que el calor salgas de la cocina caliente el resto de tu casa, lo que hace que el aire acondicionado trabaje más.
  • En invierno, deja la puerta de la cocina abierta para permitir que el calor de la estufa o del horno ayude a calentar el resto de tu hogar.
  • Usa el extractor de aire de tu estufa ya que te ayudará a sacar el exceso de aire caliente de la cocina.
  • Si tu cocina tiene ventanas, ábrelas para que se salga el aire caliente. Esto funciona mejor cuando la puerta de la cocina está cerrada y si pones a funcionar el ventilador de techo.

Llaves del fregadero

Una sola fuga puede desperdiciar muchos galones de agua. Y si la fuga es de agua caliente, no solo estás desperdiciando agua sino también la energía que se consumió para calentarla.

Iluminación

Reemplaza tus focos incandescentes (el tipo que hemos usado por décadas) por lámparas fluorescentes compactas (LFC) o por lámparas LED (LED). Las lámparas LFC  y LED con la etiqueta ENERGY STAR pueden durar de 10 hasta 25 veces más que los focos incandescentes tradicionales, lo que significa que puedes ahorrar de $30 a $80 en tu factura de energía.  (http://www.energystar.gov/ia/products/fap/purchasing_checklist_revised.pdf?7bba-cadf)

  • De acuerdo a gov, “Las lámparas LFC consumen cerca de 70% menos energía que los focos incandescentes”.

De acuerdo a Energy.gov, “Las lámparas LED residenciales  – especialmente los productos con el sello de ENERGY STAR  – consumen 75% menos energía como mínimo y duran 25 veces más que los focos incandescentes”.

Related Posts